Historia del fútbol femenino

Las primeras evidencias parecen venir de la China de la dinastía Han donde se practicaba una variante antigua llamada Tsu Chu que se documenta a partir del 2500 a.C. La meta del Tsu Chu era patear el balón a través de una pequeña red abierta y se podía anotar con cualquier parte del cuerpo, excepto las manos.
En Francia y Escocia, los juegos de pelota entre las mujeres eran comunes desde el siglo XII, pero será en ésta última, concretamente en Glasgow, donde se celebre el primer partido de fútbol femenino en 1892.
Es interesante resaltar que el desarrollo del fútbol femenino va a estar íntimamente ligado a la lucha por los derechos de la mujer. Así será la activista Nettie Honeyball la que fundó el primer club deportivo denominado British Ladies Football Club con el objetivo de demostrar que la mujer podía emanciparse.
El siguiente empujón vendrá con la 1ª Guerra Mundial cuando la mano de obra femenina se incorpora masivamente al trabajo en las fábricas ocupando el lugar de los hombres que estaban en el frente. También ocuparán su lugar en los equipos que poseían muchas de estas fábricas y que, hasta entonces, eran privilegio masculino.
A pesar de alcanzar una gran popularidad (destacar el Dick, Kerr’s Ladies de Preston en Inglaterra) tras el final de la guerra, la FA se negó a reconocer al fútbol femenino. Ante esto se formó la English Ladies Football Association que tuvo que enfrentarse a muchos boicots de la FA. Pero tendrá que rendirse a la evidencia y en 1969 se crea la rama femenina de la FA. Desde 1971 la UEFA fomentará el fútbol femenino que no ha dejado de consolidarse en los últimos años, sobre todo en países como EEUU, Italia, Alemania o Japón donde no tienen nada que envidiar a sus colegas masculinos.
El fútbol femenino ha alcanzado ya la cifra de 40 millones de practicantes. Este enorme crecimiento en todo el ámbito mundial ha provocado que la FIFA se vuelque con su fomento e impulso, a través de las distintas asociaciones nacionales A lo largo de los noventa, la expansión del fútbol femenino ha batido récords de crecimiento. Nunca antes un deporte había obtenido un desarrollo tan vertiginoso a escala mundial. Si bien en Europa es practicado desde los años setenta, el puntapié inicial del fútbol femenino fue dado por las noruegas en el Congreso de FIFA de 1986, en México, cuando se disputó el Mundial. Las mujeres nórdicas reclamaron la atención para la rama femenina del fútbol y el entonces presidente de FIFA, el brasileño Joao Havelange, accedió a la realización de un torneo experimental que tuvo lugar en 1990, en China. El éxito fue tal que al año siguiente, también en China, el fútbol femenino quedaba oficializado por FIFA en el primer mundial que consagró campeona a la selección de Estados Unidos.
El otro paso fundamental que terminó de incorporar el fútbol femenino a la superestructura del deporte universal fue dado en Atlanta 96. La experiencia fue todo un éxito, ya que las mujeres consiguieron marcar más goles que los hombres, cometieron menos faltas, jugaron un tiempo útil superior y, por si fuera poco, recaudaron más dinero, dado que en Estados Unidos es preferido el "soccer" femenino al masculino.
Estados Unidos es el ejemplo más evidente del éxito del fútbol femenino. En Atlanta, una media de 78.000 espectadores presenció los partidos de mujeres, dato indicativo del tremendo potencial que tiene el país norteamericano, que cuenta con 13 millones de jugadoras.
Japón, Europa, Estados Unidos y China son los centros de mayor desarrollo del fútbol femenino. En Japón, actualmente, una futbolista de la Liga percibe un promedio de 50 millones de pesetas al año. Las zonas de mayor retraso del fútbol femenino corresponden a América Latina, Africa y los países asiáticos del Islam. Aún así, la FIFA espera que poco a poco, gracias a la evolución general que está teniendo la mujer en otros campos, aumente el número de practicantes femeninas en el fútbol. El presidente del máximo organismo del fútbol mundial, Joseph Blatter aseguró que en el año 2010 podía haber tantas mujeres como hombres jugando al fútbol.
external image clip_image003.jpg
Actualmente en España hay diferentes categorías de fútbol femenino y la catalogada como Primera División es llamada como “SUPERLIGA”.
Los equipos participantes en la temporada 2009/2010 son:
Club
Ciudad
Estadio
SD Eibar femenino
Éibar
Instalaciones de Umbe
Athletic Club EFT
Bilbao
Lezama
Sociedad Deportiva Lagunak
Barañáin
Municipal Lagunak
Real Sociedad
San Sebastián
Zubieta
Real Valladolid
Valladolid
Nuevo Estadio José Zorrilla (anexos)
Oviedo Moderno CF
Oviedo
Manuel Díaz Vega
Unión Deportiva Las Palmas
Las Palmas de Gran Canaria
Alfonso Silva
CD Transportes Alcaine
Zaragoza
Pedro Sancho
Valencia Fémeninas CF
Valencia
Campus dels Tarongers
Levante UD Fútbol Femenino
Valencia
Polideportivo Nazaret
Unió Esportiva L'Estartit
Torroella de Montgrí
Municipal de L'Estartit
Reial Club Deportiu Espanyol
Barcelona
Ciutat Esportiva de Sant Adrià del Besòs
Futbol Club Barcelona
Barcelona
Ciutat Esportiva Joan Gamper
Unión Deportiva Collerense
Palma de Mallorca
Can Caimari
Club Gimnàstic de Tarragona
Tarragona
Nou Estadi
Sporting de Huelva
Huelva
Ciudad Deportiva de El Conquero
AD Torrejón CF
Torrejón de Ardoz
Las Veredillas
Atlético Málaga
Málaga
Estadio Ciudad de Málaga
Real Jaén CF
Jaén
Sebastian Barajas
Sevilla FC
Sevilla
Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros Palacios
Club Atlético de Madrid Féminas
Madrid
Cerro del Espino
Rayo Vallecano
Madrid
Nuestra Señora de la Torre
Historia de la Liga
La Liga Nacional femenina fue creada por la Real Federación Española de Fútbol la temporada 1988/89. En la primera edición de la competición, formada por un grupo único, tomaron parte nueve clubes: Olímpico Fortuna, Puente Castro, Parque Alcobenda, Santa María Atlético, Vallés Occcidental, RCD Español, FC Barcelona, CD Sabadell y Peña Barcelonista Barcilona, que se proclamó campeón.
A partir de la temporada 1996/97 se amplió la División de Honor, repartiendo a los clubes participantes en cuatro grupos según criterios de proximidad geográfica. Tras jugar todos contra todos a doble partido, los cuatro campeones de cada grupo se enfrentaban entre si, por eliminación directa, en la llamada Liga de Campeones, que determinaba al campeón de liga.

En 2001 los clubes impulsaron la creación de la Superliga, nuevamente formada por un grupo único, con los mejores equipos del país. A partir de esta temporada, además, el campeón liguero obtiene la clasificación para la recién creada Copa de la UEFA Femenina, máxima competición europea de clubes femeninos.
La temporada 2008/09 el campeonato se amplió de 14 a 16 equipos participantes.
En 2009 la RFEF aprobó una renovación de la competición para la siguiente temporada. El torneo, que pasaría a llamarse Liga Nacional de Fútbol Femenino, ampliaría el número de participantes, con la incorporación de nuevos clubes profesionales de la Liga Nacional de Fútbol Profesional.

Títulos por clubes
Club
Títulos
Años
Athletic Club EFT
4
2003, 2004, 2005, 2007
Levante UD
4
1997 (bajo denominación de San Vicente), 2001, 2002, 2008
Añorga KKE
3
1992, 1995, 1996
Oroquieta Villaverde
3
1993, 1994, 1999
Rayo Vallecano
2
2009 y 2010
Oiartzun KE
1
1991
Club Atlético Málaga
1
1998
RCD Espanyol
1
2006
CF Irex Puebla
1
2000
Peña Barcelonista Barcilona
1
1989
Atlético de Madrid
1
1990

Destacar que el Athletic femenino conquistó cuatro Superligas en cinco temporadas

Copa de la Reina de Fútbol
El actual torneo tiene su antecedente directo en la Copa Reina Sofía, de la que se disputaron dos ediciones, en 1981 y 1982, siendo en ambas ganador el Karbo de La Coruña. La Real Federación Española de Fútbol dio oficialidad al torneo en 1983, con la creación del Campeonato de España de Fútbol Femenino. Al no existir ninguna otra competición femenina oficial a nivel estatal, este torneo era considerado el más importante hasta la creación, en 1988, de la Liga Nacional Femenina.
Inicialmente participaban en el torneo los campeones de las distintas ligas territoriales. Desde la temporada 2001/02 son los mejores clasificados de la Superliga los que obtienen el pase para disputar la Copa.
Toman parte en la Copa de la Reina los ocho primeros clasificados de la Superliga de esa temporada.
El torneo se desarrolla por rondas de eliminación directa, a doble partido, excepto la final, que se disputa a partido único en campo neutral.

Títulos por clubes
Club
Títulos
Años
Levante UD
6
2000, 2001, 2002, 2004, 2005, 2007
RCD Espanyol
4
1996, 1997, 2006, 2009
Karbo Deportivo de La Coruña
3
1983, 1984, 1985
Añorga KKE
3
1990, 1991, 1993
Oroquieta Villaverde
3
1992, 1995, 1999
Oiartzun KE
2
1987, 1988
CF Porvenir
1
1986
CF Parque Alcobendas
1
1989
FC Barcelona
1
1994
Club Atlético Málaga
1
1998
CE Sabadell
1
2003
Rayo Vallecano
1
2008